Glíglico

De musiki
Saltar a: navegación, buscar


Glíglico
Rayuela capítulo 68.jpg
autor/es: Julio Cortázar
País: Argentina
año de creación: 1963
descriptor/es: simbólico, personal, musical, inventado
Vínculos: -
Rasgo Destacado: Las palabras inventadas del lenguaje tienen un significado polivalente que depende de la subjetividad del lector.
Obra: Rayuela (1963)


Descripción sintética

El glíglico es un lenguaje inventado por el escritor Julio Cortázar (1914-1984). Este lenguaje aparece en el capítulo 68 de la novela surrealista "Rayuela" (1963), una de las obras más reconocidas del autor.

"Rayuela", Capítulo 68 a través de la voz de Cortázar:

Contexto histórico

El glíglico fue creado en 1963 por Julio Cortázar. El contexto más relevante con relación a su creación probablemente tenga que ver con el surgimiento de vanguardias literarias a finales del siglo XIX y principios y mediados del siglo XX.

Principio de funcionamiento

El glíglico es un lenguaje muy similar al español, pero con algunas notorias diferencias:

  • En primer lugar, ambos lenguajes comparten formas o reglas similares de sintaxis y morfología. Es decir que, por un lado, el orden de las palabras, el modo de combinarlas y las funciones que éstas cumplen son las mismas dentro de un enunciado en glíglico tanto como en un enunciado en español; y, por otro lado pero siguiendo la misma línea, las estructuras internas que tienen las palabras en glíglico son las mismas estructuras internas que tienen las palabras en español. Además ambos lenguajes comparten las mismas formas de puntuación.
  • En segundo lugar, esta lengua creada por Cortázar se compone tanto de palabras pertenecientes al español como de palabras inventadas, pero aún así éstas últimas, debido a la similitud existente entre ambos idiomas, son pasibles de ser reconocidas como algún tipo particular de palabra, es decir, sustantivos, verbos, etc.
  • Por último, lo que caracteriza al glíglico, y que a su vez lo diferencia del español, es el no-sentido de las palabras inventadas que lo componen y al mismo tiempo las significaciones personales que adquieren esas palabras inventadas según el contexto en el que se encuentren y la subjetividad de quien lea. Las palabras inventadas dentro del glíglico carecen de significados exactos, se podría decir que circulan por un ámbito de ambigüedad y polivalencia, lo que da lugar a diferentes interpretaciones de un mismo término dentro de un contexto particular. Por otro lado, existen muchos planteos que expresan que en este lenguaje el foco no está puesto en las palabras que se usan ni en su significado exacto, sino en la forma en la que suenan, es por eso que muchas veces se considera al glíglico una especie de lenguaje musical.

Sustrato y posibles influencias

Una posible influencia que pudo haber afectado a Julio Cortázar en la creación del Glíglico es el poema "Jabberwocky" (1871) del escritor Lewis Carroll (1832-1898). Este poema pertenece al nonsense británico, un movimiento que se caracterizaba por el uso de construcciones lingüísticas inventadas y sin sentido. Sin embargo, existe una diferencia entre el glíglico y los poemas del nonsense, y es que justamente Cortázar no esperaba que las palabras que él había inventado carecieran de sentido, sino que esas significaciones fueran polivalentes y dependieran de la subjetividad del lector.

Referencias

  • Wikipedia, "Glíglico" [1]
  • Mora Pilar, "El glíglico: La invención del lenguaje de Cortázar" (2014) [2]
  • Gonzáles Dueñas Daniel, "El glíglico en Rayuela" (2010) [3]
  • Conrado De Lucia, "Lenguajes musicales: Glíglico y jitanjáforas" [4]
Obtenido de «http://musiki.org.ar/index.php?title=Glíglico&oldid=39835»