Sonificación

De musiki
Saltar a: navegación, buscar

El uso de sonido no hablado (non speech audio) para tratar o canalizar la información es lo que se denomina sonificación y es un actual campo de investigación. Más específicamente podemos definir la sonificación como la transformación de relaciones de datos en relaciones acústicas con el propósito de facilitar la comunicación y la interpretación. Involucra desde el estudio sobre la percepción humana hasta la elección de dispositivos acústicos. Gran parte de la investigación centrada en la sonificación se ha dirigido a sentar las bases teóricas de los umbrales auditivos, las escalas psicofísicas y los modelos de percepción auditivos. En la actualidad existe un foro internacional de investigación en el área de la sonificación, el ICAD (International Conference on Auditory Display) [1] que dirige sus esfuerzos hacia los dispositivos acústicos en el ámbito de la percepción, tecnología y áreas de aplicación de la disciplina. Sus temas de interés incluyen:

  • La exploración auditiva mediante la sonificación (sonido controlado) y la audificación (muestreo de datos en forma acústica).
  • La monitorización de múltiples variables vía sonificación en tiempo real.
  • Sonido en interfaces inmersivas (ambientes virtuales) y teleoperación.
  • Sonido en interfaces generales.
  • Aplicaciones de dispositivos acústicos.

Psicofonía

Existe también el término psicofonía, ésta son supuestos sonidos (incluyendo voces, coros, animales, etc.) que no son perceptibles al oído humano pero que supuestamente quedarían registrados en aparatos grabadores de cualquier clase, como grabadoras analógicas, reproductores de mp3, PC's, etc. Es importante resaltar que la psicofonía está incluida dentro del mal llamado fenómeno parapsicológico de la transcomunicación instrumental (TCI), de la cual podemos decir que se trata del sistema de comunicación con hipotéticos seres o entidades que no percibimos, mediante aparatos. El término psicofonía no es correcto, pues si hacemos caso a su etimología, la palabra está formada por las raíces psico y fonía, significando la primera mente o de la mente y la segunda sonido o sonoro, lo cual nos ofrece una explicación prematura al fenómeno, dando por hecho que se tratan de sonidos de la mente. El término apropiado para este fenómeno sería el que implantó Germán de Argumosa en los años 1970: parafonías.

¿Qué pasa con la sonificación en los animales? O mejor dicho ¿en los cetáceos?

Las utilidades del sonar en los cetáceos son diversas, desde encontrar una presa a evitar obstáculos y depredadores, así como para navegar. La ecolocalización consiste en la emisión por parte del delfín de una amplia gama de sonidos en forma de ráfagas de impulsos sonoros que denominaremos clics y obtenemos información del entorno gracias al análisis que realizan los individuos del eco que retorna. La capacidad de utilizar esas emisiones sonoras de alta y baja frecuencia, combinado con la sensible audición direccional hace que la ecolocalización sea verdaderamente precisa. La duración de los clics es de 70-100 microsegundos. Cuando un delfín produce un clic espera a que el eco vuelva antes de producir un nuevo clic. Los delfines pueden determinar además de la distancia y el rumbo, el tamaño, la forma, la textura y la densidad de los objetos.

Existen por tanto cuatro tipos de información en el eco:

  • la dirección de la cual procede
  • el cambio de frecuencia
  • la amplitud del sonido
  • el tiempo transcurrido entre la emisión y el retorno

Cuando el delfín explora determina la dirección de los ecos que regresan, y la orientación del objeto. Los cambios de frecuencia nos dicen su tamaño y su forma y la amplitud del sonido y el tiempo transcurrido nos dan información de la distancia. Los delfines son capaces de realizar una amplia gama de sonidos utilizando sacos aéreos nasales situados justo debajo del espiráculo. Existen tres categorías de sonidos:

  • Silbidos de frecuencia modulada.
  • Ráfagas de impulsos sonidos.
  • Clics (utilizados para la ecolocalizacion).
  • Ecolocalización
ecolocalizacion de un Delfín

Cantando con nosotros

El músico norteamericano de jazz wikipedia:Paúl Winter editó hace años un disco bajo el titulo de Llamadas. Sus principales instrumentos son saxofones, un oboe, una corneta inglesa, guitarras, un chelo e instrumentos de percusión. Lo curioso es que para su realización Winter contó con la presencia y colaboración de unos artistas invitados muy especiales: delfines, leones marinos, osos polares, focas y, sobre todo, algunas especies de ballenas. Los sonidos naturales de estos animales se entremezclaron con una amalgama de Jazz, música sinfónica, africana, brasileña y renacentista, dando lugar a un inusitado y atractivo compendio musical. La grabación, por ejemplo, de los cantos de ballenas grises (las cuales estaban terminando su migración anual desde las aguas árticas a las costas templadas de la baja California) o de las oreas fue realmente curiosa: a las primeras les ofreció un concierto de saxofón y esperó su respuesta musical. En el caso de las orcas, lo que hizo Winter fue imitar su propio canto, a través de un hidrófono, ya que muchos de sus sonidos están dentro de una escala superior al saxo. Su sorpresa fue grande cuando comprobó que, en ocasiones, las frases musicales de estos cetáceos imitaban o respondían a las emitidas por su instrumento musical.

La ecolocación humana

El funcionamiento de esta técnica es bastante simple: Se emiten unos sonidos especiales los que, al chocar con los objetos, provocan un eco a través del cual se puede interpretar la ubicación de los obstáculos.

Las personas, llevan utilizando la ecolocación humana hace varias décadas, pero recién en los últimos años la técnica se ha expandido, gracias a las investigaciones científicas que determinaron la validez de la ecolocación humana.

Un estudio realizado por la Universidad de Western Ontario, determinó que las personas ciegas utilizaban una parte del cerebro que usualmente se usa para la visión, a la hora de emitir e interpretar sonidos de ecolocación.

Se trata de algo muy interesante y que demuestra que el cerebro se adapta a las discapacidades de las personas, reformando sus funciones según los requerimientos sensoriales de cada individuo.

Cómo funciona la Ecolocación humana

El uso de la técnica puede parecer sencillo, pero para utilizarla la gente pasa por un largo proceso de entrenamiento por parte de expertos. Se trata de personas ciegas que transmiten su experiencia. Para ubicarse en un espacio, las personas ciegas emiten un sonido especial, pasando su lengua suavemente por sobre el paladar, en lo que podría ser una especie de chasquido hecho con la boca. Ese sonido, viaja y choca con los objetos que están alrededor, emitiendo un eco que luego es interpretado por el cerebro, determinando así la ubicación de los diferentes obstáculos que las personas ciegas encontrarán en su camino.