La descripción semántica hace referencia a una descripción ya no tan técnica del material. Fijate que hay varias categorías sugeridas, como por ejemplo: soplado, percutido, frotado, brillante, áspero, nasal. También podés inventar tus propios descriptores tímbricos.