De musiki
Revisión del 13:07 20 nov 2019 de Luciano Azzigotti (discusión | contribs.) (removed Category:Cym using HotCat)
(difs.) ← Revisión anterior | Revisión actual (difs.) | Revisión siguiente → (difs.)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Síntesis

Para entrar en la temática es necesario entender que la música no es mas un producto, sino un servicio. Gracias al avance de las nuevas tecnologías digitales y su intromisión en la vida de las personas nos enfrentamos a un cambio de paradigma en cuanto a los medios de su distribución.

Música como agua

A comienzos del siglo XXI la compra de CD's ha sido poco a poco reemplazada por la descarga, legal o ilegal de los álbumes o canciones a través de internet. Por otro lado, a través de diferentes maniobras, como la utilización de memorias flash o hardrives una vez adquiridos los archivos se podían intercambiar facilmente y gratuitamente entre las personas. Esto implica un cambio en la industria de grabación (no para la de publicaciones) ya que pierden absoluto control sobre la información como lo hacina antes a través de los CD's. No obstante, observamos que este quiebre en el sistema se va profundizando cada vez más y que las industrias de produccion pierden cada vez mas control sobre sus consumidores. Cada vez son más las personas que acceden y consumen música en el mundo, es escencial en la vida de las personas, tanto como el agua y la electricidad. Junto con este cambio de paradigma, hoy en dia todos tenemos libre acceso a ella, ya sea comprando un CD o simplemente teniendo acceso a internet o a un celular. A través de pequeños pagos podemos acceder a una librería enorme de música de todo el mundo.[1]

Flat Fee Music

Flat Fee o tarifa plana es aquella en la cual al usuario se le al usuario cobra un monto fijo por determinado tiempo (semanal, mensual anual) y este tiene libre acceso y uso de ese servicio. Hoy en día es una de las tarifas mas comunes. Todos pueden (deben) tener acceso a la música, a traves de este tipo de tarifas, donde se puede pagar una suscripción a precios bajos se puede tener libre acceso durante el tiempo que se dure esa suscripción. Por otro lado, han pasado mas de 20 años desde la creación del MP3 como de muchos otros formatos, era hora de que el usuario pueda tener fácil acceso a lo que consume, cuando y como quiera. Se crea la ilusión de que el usuario ha ganado, es decir, tiene acceso constante y libre a todo tipo de música, en cualquier parte del mundo donde exista conexión a internet y al ser las tarifas tan bajas siempre va a poder pagar la suscripción. Parecería ser este el camino de los medios de distribución de la música en el siglo XXI, evitando así descargas ilegales, y esperando crear un sistema seguro donde la música pueda ser consumida.[2]

Darwinismo digital

Este nuevo paradigma debería beneficiar tanto a los creadores como también a los representantes y agentes de los creadores. Sin embargo, cada uno es responsable de atraer a sus consumidores. Las ganancias en este sistema se medirán por el número de suscripciones como también por el numero de reproducciones. Millones de tracks en la plataforma crearan una enorme competencia entre cada uno de los creadores por quién consigue un mayor numero de reproducciones. Aquí también entran en juego diferentes estrategias de Marketing. Por otro lado, ademas de las ganancias que otorgará este sistema, hay que sumarle la venta de CD's, DVD, giras y conciertos que puedan realizar los artistas. Se estima que Flat Fee Music representará aproximadamente entre un 40% de las ganancias, mientras que el resto de los ingresos corresponderán a pre ventas, merchandising, productos especiales, entre otros.[3]

Consumidores

Con este nuevo paradigma, en cuanto a los consumidores, hay una premisa que es necesario destacar. Acceso como reemplazo de propietarios (ownership). Ya no va a ser necesario tener el CD fisco, con las nuevas plataformas que contienen casi toda la música del mundo, tan solo con un celular se puede acceder a ella. La posesión pasa a ser un hobby simplemente. Los celulares nos permiten ya descargar aplicaciones, buscar y compartir música hasta sin la necesidad de estar conectados a una red de Internet. En cuanto al precio, debe ser accesible para la mayoría, mientras mas usuarios haya mas se podrá sostener. Se estima que si se paga de 3 a 5 euros mensuales por ejemplo, en Alemania, las ganancias estarían al rededor de 4.08 billones de euros al año, y solamente por Flat Fee Music. habria que sumarle a esta cifra la recaudación de los CD's, DVD, Shows, etc.[4]

Rol de los Gobiernos

En un principio, si los organismos de derechos de autor y las compañías codificadoras llegan a un acuerdo, los gobiernos no deberían intervenir en este sistema. Tal vez solo al comienzo, para facilitar las condiciones iniciales, pero no debería existir ningún tipo de impuesto o tarifa, como sucede con la televisión. Sin embargo, una vez ya en funcionamiento debería retirarse.

Necesidad de un nuevo ecosistema

La industria musical debe aceptar que ya no es posible controlar todo lo que consumen los usuarios. Los avances tecnológicos y su intromisión en el día a día de las personas es imposible de frenar, por lo tanto "Music Like Water" puede ser una solución. Este puede ser el primer paso para crear una nueva base para reorganizar la distribución de la música sin caer en la piratería o evadir cualquier ley. El flate rate sería entonces un nuevo ecosistema en el mundo de la música, donde el control total sobre la distribución se deja de lado, tal como sucede con algunos servicios, y si alguien está operando por fuera del sistema de manera ilegal pueden ser detectados rápidamente sin que el sistema caiga. Además, a diferencia de otros servicios, el costo de reproducción de la música digital es 0. Por otro lado, en este nuevo ecosistema mientras menos control haya sobre los usuarios, mayor va a ser el grado de atención que ellos inviertan en las plataformas. En música es importante mantener siempre grandes audiencias y en constante crecimiento, mientras menos control haya mayor va a ser la expansión y llegada. [5]

Capitalizacion de la atención

EL siguiente desafío que tienen las industrias de distribución va a ser transformar esa atencion que consiguieron en capital. Por otro lado, los bajos precios y el libre acceso generan la sensación de que es gratis, cuando en realidad no lo es, ya hemos mencionado lo que se puede ganar en un año y en un solo país.

Grabacion como herramienta de poder

Lo que trajeron los avances tecnoligicos en cuanto a la grabacion, distribucion y reproduccion va a ser la muerte del original y la victoria de la copia. La música pasa a ser el consumo simplemente de una reproduccion, y junto con ella se desarrolla la industria de la repeticion como tambien la victoria de la copia. La música pierde ya su valor festivo, deja de ser un acotencimiento único y excepcional y escuchado por una minoria, y pasa a ser un bien de consumo individualista. La repeticion y la grabacion han creado a un objeto que dura más allá de su uso. Como gran consecuencia, parecería ser que una de los grandes motivos, o el gran motivo por el cual uno decide hacer música posee ante todo un enorme componente comercial. Por lo tanto, en cuanto al valor de dicho producto, está claramente determinado por el Mercado. En este caso, los únicos que manipulan este mercado son: el Estado (en pocos casos), y la gran industria de produccion. En ellos recae todo el poder de hacer callar o sonar a quienes quieran, a través de la repeticion, llegando así a una suerte de música en serie. "Toda política que valorice el uso de objetos en vez de valorar los medios que los producen retarda efectivamente la composicion" [6].

Referencias

  1. Gerd Leonhard. “Music 2.0 essays by Leonhard Gerd”. 2008.
  2. Gerd Leonhard. “Music 2.0 essays by Leonhard Gerd”. 2008.
  3. Gerd Leonhard. “Music 2.0 essays by Leonhard Gerd”. 2008.
  4. Gerd Leonhard. “Music 2.0 essays by Leonhard Gerd”. 2008.
  5. Gerd Leonhard. “Music 2.0 essays by Leonhard Gerd”. 2008.
  6. Attali, Jacques. “Ruidos ensayo sobre la economía política de la música”. 1977.